Contáctanos (33) 36475588 / 36478543
Estimados Arturo y Gema:
Quiero comentarles que el principal problema que yo tenía antes de entrar al curso de La Curación del Niño Interior era que pensaba que no necesitaba dicho curso, que no iba a aprender algo nuevo ya que había tomado muchos talleres y cursos sobre crecimiento personal, PNL, Yo estoy bien, tu estas bien, por nombrar solo algunos; en la medida que fui adentrándome en el curso me di cuenta que tenía un gran problema, soy muy complaciente y por lo tanto no sabía decir no, cuando tenía que decir no, -no lo hacía.
Durante el curso me sentí muy bien, Arturo, Gema, los felicito, son Ustedes verdaderos profesionales de la curación del niño interior, los compañeros del curso todos muy amables y participativos; los alimentos muy buenos, el lugar excelente, los tiempos de descanso y sobre todo por la noche… muy buenos, incluyendo dejar el celular en el cuarto para no tener distracción alguna, ¡todo, todo, maravillosamente bien!
Los cambios que experimente los fui viendo y viviendo paulatinamente en mi trabajo con mi jefe superior y con el personal a mi cargo, la asertividad con la que ahora me conduzco y sobre todo el saber decir no cuando es no y decir si cuando es si; por lo pronto no vivo tan conflictuado como antes, debo decir que sigo trabajando en La Curación de mi Niño Interior,  ya que tenía muchos años siendo complaciente con los que me rodeaban y la verdad sea dicha en algunos casos era muy desagradable y molesto hacer algo que no estaba de acuerdo en hacer. Mi relación matrimonial y familiar ha mejorado sustancialmente ya que mi esposa y dos de nuestros hijos también han tomado el curso.  
Quiero decirles y agradecerles que hoy por hoy, después de haber tomado el curso, vivo con menos culpas, con menos temores, menos estrés, no cargo con tantas amarras, disfruto más la vida en todos mis roles, mis relaciones humanas se mejoraron, todavía en algunas ocasiones me prendo o mejor dicho me enojo por cualquier cosa, pero cada vez, es menos.
Por lo pronto he recibido los siguientes beneficios: soy más feliz que antes, las relaciones interpersonales son más productivas ya que voy al grano sin tantos rodeos, sin temor al rechazo, tengo una confianza mayor en mí, en lo que digo y lo que hago, el curso vino a ponerle lo que le faltaba a mi vida, sobretodo a cancelar algunos adeudos emocionales que yo quería cobrar y que sentía que debía cobrar de algunos seres queridos que me hirieron cuando era niño.
Tengan por seguro que no me cansaré de recomendar el curso LCDNI y no pierdo la esperanza de que el único hijo que falta de tomarlo, lo haga.
Sin más por el momento quedo de Ustedes para cualquier duda o comentario al respecto.
¡Muchas Gracias Arturo, Muchas Gracias Gema! Dios los siga Bendiciendo.
Atentamente

Salvador Jiménez Lozano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Curación del Niño Interior
Testimonio de Salvador Jiménez Lozano
  • El principal problema que yo tenía era que pensaba que no necesitaba LCDNI, Que no iba a aprender algo ya que había tomado muchos talleres y cursos sobre crecimiento personal, PNL, Yo estoy bien, tu estas bien, por nombrar solo algunos. En la medida que fui adentrándome en el curso me di cuenta que tenía un gran problema: soy muy complaciente y por lo tanto no sabía decir no, cuando tenía que decir no. No lo hacía.  
  • Durante el curso me sentí muy bien. Arturo y Gema son verdaderos profesionales de la Curación del Niño Interior. Los compañeros del curso, todos muy amables y participativos; los alimentos muy buenos, el lugar excelente, los tiempos de descanso y sobre todo por la noche… muy buenos, incluyendo dejar el celular en el cuarto para no tener distracción alguna, ¡todo, todo, maravillosamente bien!.
  • Después del curso los cambios los fui viendo y viviendo paulatinamente en mi trabajo con mi jefe superior y con el personal a mi cargo. La asertividad con la que ahora me conduzco y sobretodo el saber decir no cuando es no y decir cuando es ; por lo pronto no vivo tan conflictuado como antes, debo decir que sigo trabajando en La Curación de mi Niño Interior,  ya que tenía muchos años siendo complaciente con los que me rodeaban y, la verdad sea dicha, en algunos casos era muy desagradable y molesto hacer algo que no estaba de acuerdo en hacer. Mi relación matrimonial y familiar ha mejorado sustancialmente ya que mi esposa y dos de nuestros hijos también han tomado el curso.   
  • Hoy vivo con menos culpas, con menos temores, menos estrés, no cargo con tantas amarras, disfruto más la vida en todos mis roles, mis relaciones humanas se mejoraron. Todavía en algunas ocasiones me prendo o mejor dicho me enojo por cualquier cosa, pero cada vez menos. 
  • Soy más feliz que antes, las relaciones interpersonales son más productivas ya que voy al grano sin tantos rodeos, sin temor al rechazo, tengo una confianza mayor mí, en lo que digo y lo que hago. El curso vino a ponerle lo que le faltaba a mi vida, sobretodo a cancelar algunos cheques que yo quería cobrar y que sentía que debía cobrar de algunos seres queridos que me hirieron cuando era niño.
Por supuesto que sí recomiendo el curso. De hecho lo he recomendado, lo seguiré recomendando y no pierdo la esperanza de que el único hijo que falta de que lo tome, lo haga.
Atentamente;
Salvador Jiménez Lozano